Implante Coclear

Un implante coclear es un pequeño dispositivo electrónico que ayuda a las personas a escuchar y puede ser utilizado para personas sordas o que tengan muchas dificultades auditivas. El implante coclear no es lo mismo que un audífono, dado que se implanta quirúrgicamente y funciona de una manera diferente.

Hay muchos tipos diferentes de implantes cocleares, pero generalmente constan de varias partes similares. Una parte del dispositivo se implanta quirúrgicamente dentro del hueso que rodea el oído (hueso temporal). Este dispositivo consta de un estimulador-receptor que acepta, decodifica y luego envía una señal eléctrica al cerebro.

La segunda parte del implante coclear es un dispositivo externo que consta de un micrófono/receptor, un procesador de lenguaje y una antena. Esta parte del implante recibe el sonido, lo convierte en una señal eléctrica y lo envía a la parte interna del implante coclear.

¿QUIÉN UTILIZA UN IMPLANTE COCLEAR?


Los implantes cocleares le permiten a las personas sordas recibir y procesar sonidos y lenguaje. Hasta cierto punto, son dispositivos que permiten a estas personas “oír”. Sin embargo, es importante entender que no restablecen la audición normal; son herramientas que permiten procesar los sonidos y el lenguaje y transmitirlos al cerebro.

La forma como se seleccionan los candidatos para los implantes cocleares está cambiando con el tiempo, a medida que cambia la tecnología y mejora la comprensión de las rutas auditivas (audición) en el cerebro.

Tanto niños como adultos pueden cumplir con los requisitos para un implante coclear. Ellos pueden haber nacido sordos o pueden haber quedado sordos después de aprender a hablar. Los niños hasta de 1 año de edad ahora cumplen con los requisitos para someterse a esta cirugía. Aunque los criterios tanto para adultos como para niños son ligeramente diferentes, están basados en pautas similares:

  1. El paciente debe estar completamente sordo o muy cerca de la sordera total en ambos oídos y no haber experimentado casi ningún mejoramiento con audífonos. Cualquier persona que pueda oír lo suficientemente bien con audífonos no es un buen candidato para los implantes cocleares.
  2. El paciente necesita estar muy motivado. Después de colocar el implante coclear, tiene que aprender a usar el dispositivo apropiadamente.
  3. Es necesario que el paciente tenga expectativas razonables por lo que ocurra después de la cirugía, ya que este dispositivo no restaura ni crea una audición “normal”.
  4. Se requiere que los niños sean matriculados en programas que les ayuden a aprender la forma de procesar los sonidos.
  5. Con el fin de determinar si un paciente cumple con los requisitos para la cirugía, dicho paciente debe someterse a una evaluación médica por parte de un otorrinolaringólogo (médico especializado en oído, nariz y garganta). Esta evaluación puede incluir una tomografía computarizada o imágenes por resonancia magnética (IRM) del cerebro, al igual que del oído interno y del oído medio.
  6. Es posible que los pacientes (especialmente los niños) necesiten evaluación psicológica con el fin de determinar si cumplen con los requisitos para la cirugía.

CÓMO FUNCIONA

En un oído normal, los sonidos son transmitidos a través del aire, haciendo que el tímpano y los huesecillos (huesos del oído medio) vibren. Esto envía una onda vibratoria al oído interno (cóclea). Estas ondas son convertidas luego por la cóclea en señales eléctricas, que son enviadas a lo largo del nervio auditivo hasta el cerebro.

A una persona sorda no le funciona el oído interno y el implante coclear intenta reemplazar su funcionamiento, transformando el sonido en energía eléctrica. Esta energía se puede usar luego para estimular el nervio coclear (el nervio de la audición), enviando señales “sonoras” al cerebro.

La mayoría de los implantes cocleares operan utilizando algunos partes similares. El sonido es captado por un micrófono que se lleva cerca del oído y luego se transmite a un procesador de lenguaje que se lleva puesto en el cuerpo, usualmente en el cinturón. El sonido es analizado y convertido en señales eléctricas, las cuales son transmitidas a un receptor implantado quirúrgicamente detrás del oído. Este receptor envía luego la señal a través de un alambre hasta el oído interno, de donde los impulsos eléctricos son enviados al cerebro.

CÓMO SE HACE EL IMPLANTE

La cirugía para insertar un implante coclear se lleva a cabo con el paciente completamente dormido. Se hace una incisión detrás del oído, algunas veces después de afeitar una porción del cabello detrás de la oreja. Se utiliza un microscopio y un taladro para abrir el hueso detrás de la oreja (hueso mastoides) para permitir la inserción de la parte interna del implante.

Luego, se pasa el conjunto de electrodos hasta el oído interno (cóclea). El receptor se coloca dentro de una “cavidad” creada detrás del oído para ayudarlo a mantenerse en su lugar y para asegurarse de que esté lo suficientemente cerca de la piel para permitir la transmisión de la información eléctrica desde el dispositivo.

Después de la cirugía, habrá suturas detrás de la oreja y uno puede sentir el receptor en su “cavidad” detrás del oído. El cabello que se haya afeitado debe crecer de nuevo. La parte externa del dispositivo se colocará alrededor de 3 a 4 semanas después de la cirugía, para dar tiempo a que cicatrice la incisión.

RIESGOS DE LA CIRUGÍA


Un implante coclear es una cirugía relativamente segura, pero, al igual que sucede con todas las cirugías, existen riesgos potenciales. Las complicaciones más comunes son, entre otras, los problemas con la cicatrización de la herida, lo cual incluye problemas tales como ruptura de la piel sobre el dispositivo implantado, infección donde se realizó el corte quirúrgico y el dispositivo que se sale.

Las complicaciones menos comunes son, entre otras:

  • Daño al nervio que mueve la cara en el lado de la operación
  • Escape del líquido que rodea el cerebro (líquido cefalorraquídeo)
  • Infección del líquido alrededor del cerebro (meningitis)
  • Mareo temporal (vértigo)
  • Falla del dispositivo para trabajar

RECUPERACIÓN DESPUÉS DE LA CIRUGÍA

Después de la cirugía, a usted probablemente lo dejen hospitalizado en observación de un día para otro y el médico le administrará analgésicos y algunas veces antibióticos para ayudar con el proceso de cicatrización. Muchos cirujanos colocan un apósito grande sobre el oído operado, el cual se cambia al día siguiente después de la cirugía.

Algunas semanas después de la cirugía, la parte externa del implante coclear se asegura al estimulador-receptor que se implantó detrás del oído y es sólo en este momento que se puede utilizar el dispositivo.

Una vez que el sitio de la cirugía haya sanado bien y el implante esté asegurado al procesador externo y a la antena, usted comenzará a trabajar con especialistas con el fin de aprender a “oír” y procesar los sonidos utilizando el implante coclear. Estos especialistas pueden abarcar:

  • Audiólogos
  • Logopedas
  • Otorrinolaringólogos

Esta es una parte muy importante del proceso. Lograr el máximo beneficio del implante requiere de un esfuerzo coordinado entre usted y el equipo de especialistas.

Los resultados con los implantes cocleares varían ampliamente y el pronóstico depende de:

  • La condición del nervio auditivo antes de la cirugía
  • Las capacidades mentales
  • El dispositivo utilizado
  • La cantidad de tiempo en que se estuvo sordo
  • La cirugía

Algunos pacientes pueden aprender a comunicarse por teléfono, mientras que otros únicamente pueden reconocer sonidos. Lograr los máximos resultados puede tomar varios años y es necesario estar motivado. Los pacientes a menudo se inscriben en programas de rehabilitación de la audición y del lenguaje.

VIVIR CON UN IMPLANTE


Una vez que se ha alcanzado la audición completa, hay unas pocas restricciones. Se permiten la mayoría de las actividades; sin embargo, algunos médicos recomiendan evitar los deportes de alto contacto, con el fin de disminuir la posibilidad de trauma con el dispositivo implantado.

A la mayoría de los pacientes con implantes cocleares no se les puede tomar imágenes por resonancia magnética, ya que los implantes están hechos de metal.

Referencias

Balkany TJ, Gantz BJ. Medical and surgical considerations in cochlear implantation. In: Cummings CW, Flint PW, Haughey BH, et al, eds. Otolaryngology: Head & Neck Surgery. 4th ed. Philadelphia, Pa; Mosby Elsevier; 2005:chap 159.

Brown KD, Balkany TJ. Benefits of bilateral cochlear implantation: a review. Curr Opin Otolaryngol Head Neck Surg. 2007;15:315-318.

Papsin BC, Gordon KA. Cochlear implants for children with severe-to-profound hearing loss. N Engl J Med. 2007;357:2380-2387.

~ por octaviomirabal en enero 8, 2010.

Una respuesta to “Implante Coclear”

  1. TOCA Q PONGAN LAS PARTES DE UN IMPLANTE Q ES LO MAS BUSCADO X LOS USUARIOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: