El Síndrome del Savant.

Síndrome del sabio
El síndrome del sabio o síndrome del savant, es un diagnóstico médico no reconocido, pero el investigador Darold Treffert lo define como un estado patológico según el cual algunas personas con desordenes mentales como el autismo, pese a sus discapacidades físicas, mentales o motrices, poseen una sorprendente habilidad o habilidades mentales específicas.

Estos individuos son denominados savants (sabios), término francés utilizado para designar a los virtuosos de las artes. Treffert afirma que esta situación puede ser genética, pero que también puede ser adquirida. Se ha demostrado que las capacidades de algunos savants han sido accionadas por una lesión cerebral, antes estaban presentes pero no se ponían de manifiesto.

Este síndrome fue descrito por primera vez en 1978 en artículo de la revista Psychology Today.

Según Treffert, la mitad de personas con el síndrome del sabio son autistas, mientras que la otra mitad tiene otra incapacidad relacionada con el desarrollo, retraso mental, lesión cerebral o enfermedad mental. Él afirma que “… no todas las personas autistas padecen el síndrome del sabio al igual que no todas las personas con el síndrome del sabio tienen desorden autístico”. Otros investigadores indican que los rasgos y las habilidades autísticos del sabio pueden estar ligados.

Aunque aún es más raro que la condición del savant en sí misma, algunos savants no tienen ninguna anormalidad evidente con excepción de sus capacidades únicas. En la actualidad, existen aproximadamente 50 personas en el mundo que han sido diagnosticadas con este síndrome.

De acuerdo con Treffert, si existe una característica común que describe a los savants es su memoria prodigiosa, que es de un tipo especial. Es una memoria que él define como “muy profunda, pero excesivamente estrecha”. Estrecha en el sentido de que pueden recordar pero tienen dificultad a la hora de utilizar su memoria.

En general, y teniendo en cuenta el enorme repertorio de conocimientos del ser humano, es curioso el hecho de que las habilidades más usuales de los savant se centren en 4 categorías principales:

Arte (música, pintura y escultura): Se caracterizan por ser grandes intérpretes musicales, especialmente al piano, pintores y escultores. Suelen tener habilidades innatas para comprender e interpretar la música.

Cálculo de fechas: Algunos savant pueden memorizar calendarios enteros y recordar datos referentes a cada uno de esos días.

Cálculo matemático: Capacidad para la realización de complejos cálculos matemáticos mentalmente de forma instantánea y con gran precisión, como por ejemplo el cálculo de números primos o la realización de divisiones con 100 decimales mentalmente.

Habilidades mecánicas y espaciales: Capacidad para medir distancias casi exactas sin la ayuda de instrumentos, construcción de detalladas maquetas, memorización de mapas y direcciones…

Existen además otra serie de habilidades, más inusuales y en general más particulares del individuo, como facilidad para el aprendizaje de múltiples idiomas, fuerte agudización de los sentidos, perfecta apreciación del paso del tiempo sin necesidad de relojes, etc.

Teorías sobre el síndrome del sabio.


En la actualidad, no existe ninguna teoría médica capaz de explicar la razón de esta curiosa condición humana, no al menos en su totalidad. Aunque algunos savants han sufrido lesiones cerebrales, en otros no es posible encontrar rastro alguno de “anormalidad”, no al menos mediante las herramientas de diagnóstico actuales. De hecho, ciertos neurólogos apoyan la tesis de que los savant tal vez “compartan” con los superdotados ciertos subprocesos mentales, pertenecientes a un nivel específico del cerebro. En cualquier caso, y de una manera u otra, este síndrome ha despertado la fascinación de muchas personas a lo largo de su existencia, y no es para menos, ya que muestra el enorme potencial que nuestro cerebro oculta en su interior (aún a costa de otros efectos no deseados).

En la actualidad se ha descubierto que parte de sus asombrosas habilidades son gracias a que llevan a cabo los procesos mentales con hemisferios cerebrales distintos a los que una persona promedio utiliza para procesar la información.

Casuística

A juzgar por Treffert:

Uno de cada diez autistas tiene las habilidades de un savant.

El 50% de los savants son autistas; el otro 50% tiene otra incapacidad relacionada con el desarrollo, retraso mental, lesión cerebral o enfermedad mental.

Los varones savants superan seis veces en número a las mujeres savants.

Los siguintes no son savants pero reunen algunas de sus características:

Kim Peek (Salt Lake City, 11 de noviembre, 1951 — Salt Lake City, 19 de diciembre, 20093 ). Kim era capaz de leer extraordinariamente rápido. Podía leer simultáneamente dos páginas de un libro en tan solo 8 segundos, usando cada ojo para leer una página distinta. Kim recordaba el 98% de los 12.000 libros que había leído a lo largo de su vida. De modo, que consiguió adquirir una enorme cantidad de conocimiento que abarcaba distintos ámbitos: desde la geografía hasta la literatura, pasando por música, historia, filosofía… Kim era además un GPS humano. Conocía de memoria todos los mapas de EEUU, podía decirte exactamente cómo llegar de una ciudad a otra explicando detalladamente que carreteras y calles debes tomar.

En la cultura popular, el personaje autista de ficción Raymond Babbit que fue interpretado por Dustin Hoffman en la película Rain Man (por la que se llevó el óscar al mejor actor) está inspirado en Kim Peek.

Los siguientes son artistas autistas con un talento superior a la media en sus campos:

Daniel Tammet, autista polímata británico, posee el gran récord europeo de memorización de decimales del Número π con 22.514 dígitos. Es capaz de aprender una lengua en 7 días5

Stephen Wiltshire, artista británico apodado la “camara humana”. Es capaz de dibujar de memoria una ciudad, con una gran cantidad de detalles, tras haberla contemplado durante un breve paseo en helicóptero.6 7 8

Matt Savage, niño prodigio y músico de jazz americano.9

Alonzo Clemons, escultor de arcilla americano.

Tony DeBlois, músico americano ciego.

Leslie Lemke, músico americano ciego.

Jonathan Lerman, artista americano.

Thristan Mendoza, músico filipino.

Derek Paravicini, músico británico ciego.

Gilles Tréhin, artista, autor.

James Henry Pullen, carpintero británico superdotado.

Henriett Seth-F., sabia, poeta, escritora y artista autista húngara.

Richard Wawro, artista británico.

– Haz Click. Más sobre Savants –

~ por octaviomirabal en enero 3, 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: