Trastornos del Procesamiento Auditivo.

Qué es el procesamiento auditivo?

El procesamiento auditivo es el término usado para describir lo que sucede cuando el cerebro reconoce e interpreta los sonidos a su alrededor. Los seres humanos oyen cuando la energía, que reconocemos como sonido, se desplaza a través del oído y se transforma en información eléctrica que puede ser interpretada por el cerebro. El término “desorden” en el desorden del procesamiento auditivo (APD, por su sigla en inglés) significa que algo está perjudicando el procesamiento o la interpretación de la información.

Los niños con APD a menudo no reconocen las diferencias sutiles entre los sonidos de palabras, aunque estos mismos sean fuertes y claros. Por ejemplo, la pregunta “¿dime en qué se parecen un poso y un pollo?” le puede sonar a un niño con APD como “¿dime en qué se parecen un sofá y una silla?” Hasta puede ser comprendido por el niño como “¿dime en qué se parecen un oso y un hoyo?” Esta clase de problemas tiene mayores probabilidades de ocurrir cuando una persona con APD está en un ambiente ruidoso o cuando él o ella están escuchando información compleja.

APD tiene muchos otros nombres. A veces se le denomina como trastorno del procesamiento auditivo central (CAPD, por su sigla en inglés). Otros nombres comunes son problema de percepción auditiva, déficit de comprensión auditiva, disfunción auditiva central, sordera central y la denominada “sordera de la palabra”.

¿Qué causa los trastornos del procesamiento auditivo?

No estamos seguros. La comunicación humana depende de la percepción de información complicada del mundo exterior, mediante los sentidos, como la audición, y de interpretar esa información de manera que tenga sentido. La comunicación humana también requiere ciertas capacidades mentales, tales como la atención y la memoria. Los científicos todavía no comprenden exactamente cómo todos estos procesos funcionan e interactúan o cómo fracasan en los casos de los trastornos de la comunicación. Aunque su niño parece “escuchar normalmente”, él o ella puede tener dificultades al aplicar esos sonidos al lenguaje y el idioma.

La causa de APD a menudo no se conoce. En los niños, la dificultad de procesamiento auditivo puede estar asociada a condiciones como la dislexia, el trastorno de déficit de atención, el autismo, el trastorno del espectro de autismo, la debilitación específica del idioma, el trastorno penetrante del desarrollo o retraso del desarrollo. A veces este término ha sido utilizado equivocadamente en niños que no tienen trastornos de la audición o del lenguaje, pero que sí tienen problemas de aprendizaje.

¿Cuáles son los síntomas de un posible trastornos del procesamiento auditivo?

Los niños con problemas de procesamiento auditivo tienen una inteligencia y audición normales. Sin embargo, también se ha observado que estos niños:

  • Tienen dificultad para poner atención y para recordar la información presentada por vía oral
  • Tienen problemas para llevar a cabo instrucciones de múltiples pasos
  • Tienen una habilidad auditiva deficiente
  • Necesitan más tiempo para procesar información
  • Tienen un desempeño académico bajo
  • Tienen problemas de comportamiento
  • Tienen dificultades con el lenguaje (por ejemplo, confunden secuencias de sílabas y tienen problemas para desarrollar vocabulario y comprender el idioma)
  • Tienen dificultad con la lectura, comprensión, deletreo y vocabulario

¿Cómo se diagnostican los trastornos del procesamiento auditivo?

Usted, un profesor o la persona que cuida a su hijo durante el día, puede ser la primera persona en notar los síntomas de los problemas del procesamiento auditivo. Por lo tanto, conversar con el profesor de su niño sobre el desempeño escolar o preescolar es una buena idea. Muchos profesionales de la salud también pueden diagnosticar APD en su niño. Puede que sea necesario que usted participe de una observación permanente con los profesionales involucrados.

Gran parte de lo que realizarán estos profesionales es descartar otros problemas. El pediatra o médico de la familia puede ayudarle a descartar las enfermedades posibles que pueden causar alguno de estos mismos síntomas. Él o ella también medirá el crecimiento y el desarrollo. Si hay una enfermedad o trastorno relacionado con la audición, usted puede referirse a un otorrinolaringólogo, un médico que se especializa en las enfermedades y trastornos del cuello y la cabeza.

Para determinar si es que su hijo tiene un problema con la función de la capacidad auditiva, es necesario una evaluación audiológica. Un audiólogo tomará las pruebas que pueden establecer el sonido más suave que una persona puede escuchar y otras para ver en qué grado las personas pueden reconocer los sonidos en palabras y oraciones. Por ejemplo, para una prueba, el audiólogo quizás haga que su niño escuche diferentes números o palabras en el oído derecho y en el izquierdo al mismo tiempo. Otra tarea audiológica común incluye dar al niño dos oraciones, una más fuerte que la otra, al mismo tiempo. El audiólogo trata de identificar, a través de estas pruebas, los problemas del procesamiento.

Un fonoaudiólogo puede determinar en qué medida una persona entiende y usa el lenguaje. Un profesional de la salud mental puede darle información sobre los retos cognoscitivos y de comportamiento que pueden contribuir a los problemas en algunos casos, o él o ella puede tener sugerencias que serán útiles. Dado que el audiólogo puede ayudar con los problemas funcionales de escuchar y procesar y el fonoaudiólogo se concentra en el lenguaje, ellos pueden trabajar e equipo para ayudar a su hijo. Todos estos profesionales buscan proporcionar el mejor resultado para cada niño.

¿Cuáles son los tratamientos disponibles para los trastornos del procesamiento auditivo?

Varias estrategias están disponibles para ayudar a los niños con problemas de procesamiento auditivo.

  • Los instructores auditivos son dispositivos electrónicos que le permiten a una persona concentrar la atención en un parlante y reducir la interferencia del ruido de fondo. A menudo se usan en las salas de clase, donde el profesor usa un micrófono para transmitir el sonido y el niño usa unos auriculares para recibirlo. Los niños que usan audífonos también pueden usar instructores auditivos.
  • Las modificaciones ambientales como la acústica del aula, la ubicación, y los asientos pueden ayudar. Un audiólogo puede sugerir maneras de mejorar el ambiente auditivo, y vigilar cualquier cambio en el estado de la audición.
  • Los ejercicios para mejorar las habilidades idiomáticas pueden aumentar la capacidad de aprender nuevas palabras y la base del lenguaje de un niño.
  • El perfeccionamiento de la memoria auditiva, procedimiento que reduce la información detallada a una representación más básica, podría ayudar. Además, las técnicas informales de adiestramiento auditivo pueden ser usadas por profesores y terapeutas para solucionar dificultades específicas.
  • El adiestramiento de integración auditiva es a veces fomentado por los profesionales como una manera de readiestrar el sistema auditivo y disminuir la distorsión auditiva.

Es importante saber que todavía se necesita mucha investigación para comprender los problemas del procesamiento auditivo, los trastornos relacionados con éste y los mejores tratamientos para cada niño o adulto. Todas las estrategias emprendidas necesitarán ser adecuadas a las necesidades de cada niño, y su eficacia requerirá evaluarse continuamente.

Investigación actual

En años recientes, los científicos han desarrollado nuevas maneras de estudiar el cerebro humano mediante la imaginología. Esta es una herramienta potente que permite el monitoreo de la actividad cerebral sin ninguna operación quirúrgica. Los estudios de imaginología ya están dando a los científicos nuevas apreciaciones sobre el procesamiento auditivo. Algunos de estos estudios se dirigen a comprender los trastornos del procesamiento auditivo. Uno de los valores de la imaginología es que proporciona un criterio objetivo, cuantificable de un proceso. Muchos de los síntomas descritos como relacionados con APD son explicados de otro modo por diferentes personas. La imaginología ayudará a identificar la fuente de estos síntomas. Otros científicos están estudiando el sistema nervioso auditivo central. Neurocientíficos cognoscitivos están ayudando a explicar cómo los procesos que median en el reconocimiento y la comprensión de los sonidos funcionan en los sistemas tanto normales como anormales. La investigación continúa con la rehabilitación de los trastornos del lenguaje en los niños. En el futuro, la investigación tanto básica como clínica, nos ayudará a comprender mejor la naturaleza de los trastornos del procesamiento auditivo.

Crédito a: NIDCD. National Institute on Deafness and Other Comunication Disorders.

Prueba  de Memoria Auditiva y de Retención de Dígitos

About these ads

~ por octaviomirabal en diciembre 8, 2009.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: